Cuidados en el embarazo 3

¿Cómo debe ser la alimentación durante el embarazo?

En cualquier etapa de la vida es importante alimentarse de forma equilibrada, y más en el momento del embarazo, ya que aumentará la vitalidad de la gestante, mitigará las molestias típicas y redundará en el buen desarrollo del feto. Por tanto, lo más importante es mantener una dieta variada y que incluya todos los nutrientes básicos. En concreto: un consumo abundante de frutas, verduras, legumbres, cereales de grano entero y frutos secos; ingesta moderada de lácteos, pescado, huevos y carne; el aceite de oliva como grasa principal; abundante hidratación; poca sal; y control en el consumo de bebidas excitantes como café, té y refrescos de cola.

Así mismo, resulta muy importante cocinar los alimentos de manera adecuada, esmerar la higiene al manipularlos e ingerirlos bien hechos. No pueden comerse carne, pescado o huevos crudos o poco hechos; embutidos y quesos poco curados, jamón serrano o patés; lácteos y quesos no pasteurizados; hay que lavar bien las frutas y verduras antes de consumirlas, y tener especial cuidado con el pescado y el marisco.

Por último, debemos saber que el embarazo no implica que la mujer coma por dos, como se suele decir; ni siquiera que coma más cantidad, sino que lo haga con mayor frecuencia. En general, lo recomendable es que la futura madre engorde entre nueve y doce kilos en esta etapa; de ellos, la mitad corresponden al bebé, al líquido amniótico y a la placenta.

× ¿Cómo puedo ayudarte?